Cinco cosas que estás haciendo mal con tu barba


Cuidar tu barba no es una acción que puedas delegar al universo. Dejarla crecer no es una tarea fácil, hay que establecer una rutina semanal con ella, sanearla, peinarla e incluso ponerle música clásica al dormir. Vale esto último no era necesario, solo era por comprobar que estabas centrando toda tu atención al tema. 

A veces, por desconocimiento o dejadez, cometemos errores que podrían ser bastante dañinos para el correcto crecimiento de nuestra barba, es por eso que hoy te traigo cinco cosas que estás haciendo mal con tu barba.

1 Lavarte la barba con el mismo champú del pelo


A todos nos ha pasado. Estamos en la ducha, tenemos resto del champú que hemos utilizado para el pelo entre las manos y -como inercia- tendemos a aplicarlo sobre la barba porque creemos que esto tendrá algún efecto positivo en la misma. ¡ERROR!

Ni el tipo de vello que nos crece con la barba, ni la piel, se parece en absoluto al de la cabeza por mucho que tú pienses que son vecinos. Muchos de estos champús son extremadamente dañinos tanto para la piel como para el pelo de nuestra barba haciendo que se cargue el brillo y la fuerza del mismo. 

Yo hace unos meses os recomendé un champú específico para barba, pero en el mercado tienes una gran variedad de este tipo de producto para que elijas el que tengas más a mano. Para aplicarlo es recomendable masajear toda la zona mientras estás aplicando el producto. Yo por comodidad me lo aplico en la ducha. 

2 Si todos nos hemos acostumbrado al after shave, ¿por qué no utilizamos un producto específico para después de recortarnos la barba? 


Desde muy pequeños hemos querido seguir los pasos de nuestros padres con su rutina de afeitado. Nos los hemos aprendido uno a uno esperando que llegase nuestro momento y hemos asumido que después de afeitarnos debemos aplicar un producto para el beneficio de nuestra piel. 

Cuando nos recortamos la barba, o simplemente le dedicamos un rato para sanearla, es fundamental que apliquemos un aceite que hidrate bien la zona. Este tipo de serum lo tienes en todos los supermercados y por internet lo puedes adquirir en marcas de cosmética masculinas. 

Yo mismo tenía muchos prejuicio con el resultado que dejaba en mi piel este tipo de aceite, pero si eliges el adecuado (es conveniente que no contenga aceite de oliva) la sensación que te deja sobre la piel merece la pena. Tu barba estará mucho más fuerte y brillante. 


3 Recortar toda la barba por igual 


Si eres de esos que coge la maquinilla a un mismo número y te la pasas por toda la barba, el resultado es bastante aburrido. Jugar aplicando diferentes largos en cada zona de la cara nos puede ayudar a mejorar nuestro perfil. Aquí te conté mis trucos para recortar y arreglarme la barba

4 ¡DEJA DE TOCARTE LA BARBA! 


¿Sabéis eso de que cuando os tocáis mucho el pelo se ensucia? Seguro que os ha pasado, sobre todo si lo tenéis más largo. Esto pasa porque nuestras manos -queramos o no- acumulan muchas bacterias a lo largo del día. Si no paramos de tocarnos la barba, estas bacterias pueden provocar infección en la piel incluso favorecer la aparición de zonas poco pobladas. (...y tampoco dejes que te la toquen) 

5 No dejar respirar la piel


Por último, muchos de los que llevamos bastante tiempo apostando por un grooming con barba caemos en el error de olvidar que existe el tenebroso mundo del afeitado. Es recomendable que saneemos nuestra piel afeitándola mínimo dos veces al año (sí, yo tampoco lo hago por miedo a no reconocerme).

Esto evitará que aparezcan hongos o escamaciones en la piel y podremos deshacernos de esa pequeña caspa que suele aparecer de vez en cuando en la barba. 

¿Qué os ha parecido? ¿Crees que le dedicas el suficiente tiempo y cuidado a tu barba? 

---
Sígueme en SNAPCHAT: búscame a través del usuario 'becealejandro' (y en el resto de redes sociales con el mismo nombre).

You May Also Like

4 comentarios

¡Muchas gracias por comentar! Puedes seguirme en todas las redes sociales a través del usuario @becealejandro